Home
Little Wing
Alita
Yah 1
Yah 1 Sp
Yah 2
Yah 2 Sp
Yah 3
Yah 3 Sp
Yah 4
Yah 4 Sp
Contact Us
Blog
BlogEspñl
Short Stories
Cuentos Cortos
Humor
Category2
March, 2013
April, 2013
May, 2013
July, 2013
008 - ¿Quién tiene la razón? Parte 2

¿Quién tiene la razón? - Parte 2

Juan:                «Manuel, ¿por qué no usamos el sistema métrico en los EE.UU.?»

Manuel:             «Mi querido Juan, creo que te vas a sorprender.»

 

Juan:                «¿Qué me quieres decir?»

Manuel:
             «Somos el primer país en usar el sistema métrico. Desde luego, no lo llamábamos así; le decíamos el ‘sistema decimal’ y hemos tenido mucho éxito con él.»

Juan:                «Manuel, tú eres el que se va a llevar una gran sorpresa. Nosotros no usamos el  sistema métrico en los EE. UU.»

Manuel:             «Sí, claro que sí. Comenzamos a usarlo después de la Guerra de Independencia o Guerra Revolucionaria. Lo hicimos porque las libras, los chelines y los peniques eran bastante confusos. Por ejemplo, las trece colonias usaban libras pero la mayoría de ellas tenían diferente valor. Eso era un problema para el comercio de manera que la mayoría de los mercaderes y de las personas comerciaban usando el dólar español, que se acuñaba en la capital de la Nueva España, es decir, la ciudad de México, y que era casi de plata pura.»

Juan:                «Pero, Manuel, ¿cómo pasamos de dólares y centavos a kilogramos y litros?»

Manuel:             «¿No aprendiste eso en la escuela? Yo tuve un maestro extraordinario que me explicó el sistema métrico en una forma bastante sencilla.»

Juan:                «¿Cómo te lo explicó?»

Manuel:             «Tras nuestra victoriosa Guerra de Independencia, sucedió la Revolución Francesa y los franceses decidieron implantar el mismo sistema que nosotros teníamos, es decir, dólares y centavos; las únicas diferencias, desde luego, eran el nombre de la moneda y el hecho de que ellos ampliaron el uso de este sistema decimal a otro tipo de mediciones, tales como volumen y peso.»

Juan:                «Pues, no sé; para mí es medio confuso.»

Manuel:             «Déjame explicarte el sistema métrico de la misma manera en que me lo explicaron a mí en la escuela primaria.»

Juan:                «Pues si no se lleva mucho tiempo, claro que sí, adelante.»

Manuel:             «Verás, Juan, en aquellos días los comerciantes solían vender las telas desdoblando el material a partir del centro de su pecho llevándolo hasta la punta del dedo medio mientras mantenían el brazo completamente extendido. Bien, esa medida variaba según el tamaño del mercader o de la persona que extendía la tela; a veces usaban niños. Esto no era una práctica muy popular entre los clientes.»

Juan:                «¿Y cómo lo arreglaron?»

Manuel:             «Decidieron usar un palo que medía exactamente lo que hoy llamamos un metro y hacer con él lo que nosotros, los americanos, habíamos hecho con el dólar.»

Juan:                «¿Qué fue lo que hicimos con el dólar?»

Manuel:             «Lo dividimos en décimas de dólar; comúnmente llamadas ‘monedas de a diez’ o dimes en inglés. De igual forma, ellos dividieron el metro en diez pedazos que llamaron decímetros. Entonces decidieron dividir cada decímetro en diez partes, similar a lo que nosotros habíamos hecho con las monedas de diez centavos, resultando en centímetros para los metros y centavos para el dólar. A estas monedas también las llamamos peniques o pennies en inglés.»

Juan:                «Pero, yo me confundo cuando veo cosas escritas en metros. Si es tan fácil, ¿por qué se me dificulta?»

Manuel:             «Porque estás usando a los metros en forma distinta a los dólares. Déjame explicarte, cuando tú vas a la tienda a comprar algo, digamos un caramelo, y preguntas cuánto vale, el dependiente te dirá algo así como: ‘un dólar veinticinco centavos’. Pues bien, tú debes usar el mismo estilo cuando usas metros. Supongamos que tu hija mide 1.25 metros de altura, tú dirías: mi hija mide ‘un metro veinticinco centímetros’, pero hay quienes dicen: ‘ciento veinticinco centímetros’, lo que juzgo terriblemente confuso. ¿Cómo te gustaría si te dijeran que el precio del dulce es de: ‘ciento veinticinco centavos’?»

Juan:                «Eso suena ridículo. Entiendo lo que me quieres decir, pero ¿qué pasa con el volumen y el peso?»

Manuel:             «Ah, para medir el volumen los señores reunidos en París decidieron hacer un cubo que medía un decímetro por lado y lo llamaron litro. Tú llenas el cubo con agua y tienes un litro de agua; si lo llenas con gasolina, obtendrás un litro de gasolina.»

Juan:                «¿Y respecto al peso? ¿Cómo le hicieron?»

Manuel:             «De acuerdo con mi maestro, uno de ellos dijo que necesitaban llenar el cubo con el líquido más común que tenían para después determinar su peso mismo que equivaldría a un kilogramo, o kilo como le decimos normalmente. De inmediato, un señor abrió una botella de vino y comenzó a verterlo en el cubo. Se lo impidieron, desde luego. Uno de ellos le gritó: ‘¿qué estás haciendo?’ y este señor le contestó: ‘llenándolo con el líquido más común que tenemos’. Y el primer señor le dijo: ‘me refería al agua, no al vino’. Bueno, como tú sabes, después de todo estaban en Francia.»

Juan:                «Entonces, ¿qué pasó?»

Manuel:             «Cambiaron el vino por agua y le dieron a ese peso el nombre de un kilogramo. Pero, ¿sabes una cosa?, el maestro dijo que el vino y el agua pesan exactamente lo mismo, y hasta la fecha quiero hacer ese experimento. Es decir, medir el peso de los dos, un litro de agua frente a un litro de vino sólo para ver si realmente pesan lo mismo.»

Juan:                «¿Y por qué no lo has hecho?»

Manuel:             «Porque el profesor no especificó si el vino era tinto o blanco.»

Juan:                ¿Y tu sinceramente crees que vamos a usar el sistema métrico?»

Manuel:             «¿Después de esta bella explicación? Claro que sí.»

 

Texto e ilustraciones bajo derechos de autor © Jacob A. J. Taylor 2013

<< Back Add New Comment
0 items total
Add New Comment
Name*
Subject*
Comment*
Please type the confirmation code you see on the image*
Reload image

HomeLittle WingAlitaYah 1Yah 1 SpYah 2Yah 2 SpYah 3Yah 3 SpYah 4Yah 4 SpContact UsBlogBlogEspñlShort StoriesCuentos Cortos