Home
Little Wing
Alita
Yah 1
Yah 1 Sp
Yah 2
Yah 2 Sp
Yah 3
Yah 3 Sp
Yah 4
Yah 4 Sp
Contact Us
Blog
BlogEspñl
Short Stories
Cuentos Cortos
Humor
Category2
March, 2013
April, 2013
May, 2013
July, 2013
001 - Serie A Propósito: El mejor amigo



Juan:                «Fíjate que he estado pensando mucho en los amigos.»

Manuel:             «¿Y por qué?» 

Juan:                «Pues, la mera verdad es que es bonito pensar en la amistad.»

Manuel:
            «Yo tengo buenos amigos.»

Juan:                «Yo también, pero hay que recordar el dicho en español que dice que ‘el amigo que no presta y el cuchillo que no corta, si se pierde poco importa’.»

Manuel:             «Bueno a ver, según tú, ¿qué es un amigo?»

Juan:                «Hay varias clases de amigos. Los amigos son algo más que los conocidos. El hecho de que conozcas a un individuo no implica que éste sea tu amigo. Más cercanos están los vecinos que vienen a ser una especie de conocidos, pero que también pueden convertirse en amigos. Hay que ser buen vecino. Sin embargo, el amigo es algo más profundo, más allegado a nosotros.»

Manuel:             «Pero ¿qué piensas por ejemplo de la amistad entre un hombre y un perro?»

Juan:                «Esa es una buena pregunta. Me recuerdas la historia del viejo perro de caza. Un buen día un señor se fue de cacería con un grupo de amigos y, la noche anterior, se quedaron en una hacienda. Los dueños de aquel caserón les brindaron todo tipo de comodidades durante su estadía. Bueno, pues resulta que entre los animales que tenía esta familia había un perro viejo que, por su avanzada edad, ya no salía de cacería. El buen perro se acercó a este hombre, quien era un tanto novato en la caza, y se hizo amigo de él. Se echó a sus pies y se dejó acariciar las orejas y el lomo. A la mañana siguiente todos se levantaron temprano y se aprestaron para irse de cacería. Para sorpresa de todos, el perro viejo se acercó a su nuevo amigo y se fue caminando junto a él. Por lo general, el perro acompañaba a la jauría sólo hasta la puerta de la hacienda, pero esta vez no fue así, el perro siguió caminando junto a su amigo.»

Manuel:             «¿Era muy viejo el perro?»

Juan:                «La mera verdad no sé, pero dicen que la jauría ladraba con el júbilo de los animales jóvenes, mientras que el perro viejo ladraba con un sonido ronco y sordo. Y así, entre ladridos y toques de corneta se fueron a cazar liebres. Unas horas después, llegaron al campo donde con seguridad podrían cazar unas liebres. Y aquél perro, que tenía mucha experiencia, logró, a pesar de su edad, corretear una liebre y hacerla pasar enfrentito de su amigo. Se la puso a ‘boca de jarro’, ‘en bandeja de plata’. El hombre aquél disparó su escopeta e increíblemente… ¡falló! El perro se quedó parado durante un tiempo, el cazador estaba recostado sobre el pasto cuando jaló el gatillo y allí seguía postrado con la cabeza gacha. El perro se acercó a él, estaba jadeando, cansado, había hecho un esfuerzo enorme. Se echó junto al cazador, y así yaciendo sobre el suelo levantó la pata trasera y se orinó en el cazador. Pues hasta allí llegó la amistad.»

Manuel:             «Por desgracia hasta las amistades más nobles llegan a su fin.»

Juan:                «Fíjate que los antiguos clasificaban a los amigos. Había el primer amigo, que corresponde a lo que nosotros llamamos un buen amigo; tenían también al amigo honrado, más o menos lo que nosotros llamamos un amigo íntimo; había también el primero y honrado amigo que vendría siendo lo que nosotros consideramos como un gran amigo; finalmente tenían a los primeros y muy honrados amigos que serían algo así como nuestros compadres. Es decir, los cuates, cuates.»

Manuel:             «Oye, ¿y para ti quién es tu más grande, honrado, íntimo y primer amigo?»

Juan:                «Pues el que paga la cuenta.»
 

Texto e ilustraciones bajo derechos de autor © Jacob A. J. Taylor 2013
<< Back Add New Comment
0 items total
Add New Comment
Name*
Subject*
Comment*
Please type the confirmation code you see on the image*
Reload image

HomeLittle WingAlitaYah 1Yah 1 SpYah 2Yah 2 SpYah 3Yah 3 SpYah 4Yah 4 SpContact UsBlogBlogEspñlShort StoriesCuentos Cortos