Home
Little Wing
Alita
Yah 1
Yah 1 Sp
Yah 2
Yah 2 Sp
Yah 3
Yah 3 Sp
Yah 4
Yah 4 Sp
Contact Us
Blog
BlogEspñl
Short Stories
Cuentos Cortos
Humor
Category2
March, 2013
April, 2013
May, 2013
July, 2013
005 - Serie A Propósito: ¿Uno o dos caminos?

Uno o dos caminos


Manuel:             «Oye Juan, ¿nada más hay un camino entre este pueblo y la capital, verdad?»

Juan:                «No; son dos. Uno que va de aquí pa’llá y otro que viene de allá pa’cá

Manuel:             «Eso es lo que estoy diciendo, es el mismo camino.»

 

Juan:                «No; son dos. No es lo mismo el de ida que el de regreso.»


Manuel:             «A ver pues, tráeme un mapa para mostrarte.»

Juan:                «Aquí tienes el mapa. Aquí está nuestro pueblito, ‘San Andrés el Alto’.»

Manuel:             «Muy bien, aquí está el único camino que hay. Está claramente marcado. ¿Por qué insistes en que se trata de dos caminos?»

Juan:                «Porque yo los he recorrido muchas veces y tú no.»

Manuel:             «¿Cuándo lo recorrías?»

Juan:                «Cuando estaba chamaco y acompañaba a mi papá a vender figuritas de papel maché a la capital.»

Manuel:             «¿Y por dónde se iban?»

Juan:                «Por el camino que va para allá. Íbamos bien cargados de figuritas para vender. Llevábamos dos burros bien cargados con ellas. Nos compraban mucho allá en la capital.»

Manuel:             «Y ¿figuras de qué?»

Juan:                «Pus les gustaban mucho las frutas, las verduras; teníamos aguacates, fresas, plátanos, piñas, zanahorias, limones, naranjas, de todo. También se vendían mucho los ángeles, los caballitos de mar, los unicornios, y los payasitos. Los payasitos se vendían requetebién.»

Manuel:             «¿Y no tenían problemas para vender?»

Juan:                «¡Uf! ¡Vaya que si teníamos problemas! Allá en la capital hay que tener licencia para todo. Hay que sacar una licencia para sacar licencias. Me acuerdo que en una ocasión, un gendarme insistía en que nos faltaba una licencia y mi papá le preguntó que cuál. El gendarme le decía que era la que le permitía cobrar el IVA, pero mi papá pensó que el policía dijo: él iba y le contestó que no, que él llegaba, y que no se iba sino hasta que vendiera sus figuritas. El gendarme se molestó y amenazó con confiscar nuestra mercancía. Mi papá le dijo que no era mercancía sino que eran figuritas de papel maché. Total que el tipo se puso pesado y entonces mi papá se acordó que un día un amigo suyo le dijo que siempre llevara consigo un abogado de bolsillo. Así pues, mi papá le dijo al policía que él llevaba un abogado de bolsillo y que tal vez éste podría resolver el asunto. ‘Pues déjeme ver’ dijo el gendarme. Y mi papá se lo mostró; por cierto que se parecía mucho a los billetes de a cien, y el policía se lo echó al bolsillo y dijo, ‘No, pus si usted viene bien acompañado, patrón, pase usté y que tenga un buen día’. Y ya seguimos hasta el mercado.»

Manuel:             «Eso fue una mordida, qué abogado ni qué ocho cuartos.»

Juan:                «Pus, no sé. La cosa es que ese día vendimos muchos payasitos. Yo siempre le dije a mi papá que debería hacer más payasitos y que los debería disfrazar de políticos. Así mataría dos pájaros de un tiro. La capital está gobernada por puros payasitos, bien vestiditos, pero bien payasitos.»

Manuel:             «Bueno pues, y al terminar, ¿cómo se regresaron?»

Juan:                «Pus igual, bien cargados de mercancía. Traíamos rollos de papel para hacer más figuritas, telas, cubiertos, platos, sábanas, cosas para la casa, medicinas, remedios, zapatos, ropa, y muchas cosas más para vender y recuperar los gastos del viaje y del abogado de bolsillo.»

Manuel:             «Sí está bien, pero ¿cuál es la diferencia del camino?»

Juan:                «Pus que de aquí para allá es de pura bajadita.»

 

 

Y aquí, este cuento se acabó.


© Jacob A. J. Taylor 2011

<< Back Add New Comment
0 items total
Add New Comment
Name*
Subject*
Comment*
Please type the confirmation code you see on the image*
Reload image

HomeLittle WingAlitaYah 1Yah 1 SpYah 2Yah 2 SpYah 3Yah 3 SpYah 4Yah 4 SpContact UsBlogBlogEspñlShort StoriesCuentos Cortos