Home
Little Wing
Alita
Yah 1
Yah 1 Sp
Yah 2
Yah 2 Sp
Yah 3
Yah 3 Sp
Yah 4
Yah 4 Sp
Contact Us
Blog
BlogEspñl
Short Stories
Cuentos Cortos
Humor
Category2
March, 2013
April, 2013
May, 2013
July, 2013
006 - Pantuflas Negras

Pantuflas Negras

                        Recordando a mamá en estos días -- Al percatarse de que Manuel estaba comprando un par de pantuflas negras, Juan decidió preguntarle a su amigo la razón de la selección de ese color.

Juan:                «Manuel, ¿no me dijiste que te habías hecho los colores?»

Manuel:             «Sí, Juan, hace muchos años que fui a que me hicieran los colores.»

Juan:                «Exactamente, ¿qué quieres decir con eso de hacerte los colores?»

 

Manuel:             «Es un proceso sencillo que determina cuáles son los colores que te quedan bien. En otras palabras, te selecciona los colores que te hacen lucir mejor.»


Juan:                «¿Y cómo se realizó ese proceso?»

Manuel:             «Pues yo me acuerdo que la señora que me hizo los colores me apretó la punta del dedo índice para el ver el matiz de la sangre a través de la carne. Después, recuerdo que escogió una serie de pedazos de tela que se parecían a ese tono. Había varios tonos de rojo, de vino tinto, de carmín, de carmesí, de cereza, de escarlata, etcétera.»

Juan:                «¿Eso fue todo?»

Manuel:             «No, desde luego que no. También me revisó el color del iris, el tono de la piel, y el color del cabello. Después de cada paso, volvía a seleccionar trocitos de tela que tenían un matiz similar al color en cuestión. En general, fue una experiencia interesante.»

Juan:                «Y luego, ¿qué pasó? ¿Te dijo algo más la señora esa?»

Manuel:             «Me dijo que mis colores son autumnales.»

Juan:                «¿Qué significa autumnales?»

Manuel:             «Que los colores te hacen recordar los tonos y matices comunes del otoño. Me dio la gama de colores que debo usar. Me dijo que yo me veo mejor con prendas marrones, cafés, rojas, del color del vino tino, verdes, caquis, beige, y hasta turquesa.»

Juan:                «¿Turquesa?»

Manuel:             «Sí, ella decía que éste es ‘mi color énfasis’ y, aunque parezca mentira, cuando me pongo una camisa turquesa debajo de una chaqueta beige, la gente me dice que luzco bien con esa combinación.»

Juan:                «¿Te costó mucho?»

Manuel:             «Recuerdo que no fue barato. Creo que pagué setenta y cinco dólares, que en aquéllos días no era una cantidad pequeña.»

Juan:                «¿Te ha resultado útil? ¿Te sientes mejor nada más por saber cuáles son los colores que debes ponerte?»

Manuel:             «Sí, Juan, así es. Durante un tiempo tuve un traje color vino que, cuando me lo ponía, nadie me podía decir que no. Vendí muchas cosas llevando puesto ese traje. Pero, por otro lado, hubieron algunas consecuencias inesperadas.»

Juan:                «¿Como qué?»

Manuel:             «Por un lado tenía muchas camisas de tonos azules que acabé por regalar. Algunas estaban nuevecitas. Además, me deshice de mis camisas blancas, amarillas y anaranjadas. La señora me dijo que esos colores no ‘van’ conmigo.»

Juan:                «¿Son esos los únicos colores que no te pones?»

Manuel:             «El negro es otro color que se supone que no debo de usar.»

Juan:                «Esa es la razón por la cual te lo pregunté, Manuel. Recuerdo que un día tú me dijiste que no usas prendas negras, ni siquiera cinturones, zapatos o carteras.»

Manuel:             «Estás absolutamente en lo correcto, Juan.»

Juan:                «Entonces, ¿por qué estás comprando estas pantuflas negras? ¿Son un regalo para un amigo?»

Manuel:             «Lo hago en recuerdo de mi mamá, Juan. Verás, la última vez que vi a mi mamá viva fue durante los días festivos de la Navidad hace algunos años. En ese entonces, ella se acercó a mí para preguntarme si me podía regalar un par de pantuflas negras porque no pudo hallar de color marrón. Y yo me rehusé, recordándole que yo no usaba el color negro y que ella lo sabía.»

Juan:                «¿¡Rechazaste el regalo de tu mamá!?»

Manuel:             «Sí, Juan, lo rechacé y no puedo olvidar mi acción. Hasta la fecha me remuerde la conciencia. ¿Quién me va a ver caminando en mi casa llevando puestas unas pantuflas negras, quién? Fue la cosa más tonta que pude haber hecho.»

Juan:                «Fue una acción terrible, Manuel.»

Manuel:             «Pues ahora, cada vez que me compro pantuflas, me aseguro de que sean negras. Y cuando lo hago, le pido perdón a mi mamá. Por otro lado, las pantuflas negras me hacer recordarla y sobre todo recordar su hermosa sonrisa. ‘Dondequiera que estés mami, te mando todo mi amor. Yo sé bien que ya me perdonaste. ¡Feliz Día Mamá!» 

Texto e ilustraciones bajo derechos de autor © Jacob A. J. Taylor 2013

<< Back Add New Comment
0 items total
Add New Comment
Name*
Subject*
Comment*
Please type the confirmation code you see on the image*
Reload image

HomeLittle WingAlitaYah 1Yah 1 SpYah 2Yah 2 SpYah 3Yah 3 SpYah 4Yah 4 SpContact UsBlogBlogEspñlShort StoriesCuentos Cortos