Home
Little Wing
Alita
Yah 1
Yah 1 Sp
Yah 2
Yah 2 Sp
Yah 3
Yah 3 Sp
Yah 4
Yah 4 Sp
Contact Us
Blog
BlogEspñl
Short Stories
Cuentos Cortos
Humor
Category2
March, 2013
April, 2013
May, 2013
July, 2013
007 - ¿Quién tiene la razón?

¿Quién tiene la razón?

Juan:                «Oye Manuel, ¿cuánto es un billón?»

 

Manuel:             «¿Por qué me lo preguntas, Juan?»

Juan:    «Es que tengo un amigo extranjero que me dijo que lo que nosotros llamamos un billón en los Estados Unidos son realmente mil millones o un millardo. También me dijo que en el resto del mundo, un billón son un millón de millones. ¿Sabes algo acerca de esto?»

Manuel:             «Sí, por alguna razón en los Estados Unidos, y ahora en el Reino Unido y Australia, ya no se sigue el método tradicional de la numeración que es así: unidades (1), decenas (10), centenas (100), después estas unidades ‘parecen repetirse’ así: unidades de millar o millares (1,000), decenas de millares (10,000), centenas de millares (100,000); esto continúa con unidades de millón (1,000,000), decenas de millones (10,000,000), centenas de millones (1,000,000,000), después: millares de millones (1,000,000,000), decenas de millares de millones (10,000,000,000), centenas de millares de millones (100,000,000,000) y después con lo que tú me preguntaste: unidades de billón (1,000,000,000,000) que tienen el doble de ceros cuando las comparas a un millón, es decir, son un millón de millones.»

Juan:                «Entonces, ¿a qué se debe que usemos un Uno seguido de Nueve ceros para significar un billón?»

Manuel:             «Eso forma parte del misterio, Juan.»

Juan:                «¿Misterio? ¿Hay más partes en este misterio, Manuel?»

Manuel:             «Desde luego, hay varias, por ejemplo: Nosotros nos referimos a la Piedra Filosofal como la Piedra del Hechicero pero nadie más lo hace. En español, la llaman la piedra filosofal. En alemán, se refieren a ella como Stein der Weisen; en francés como la pierre philosophale; en italiano como la pietra filosofale; en holandés como Steen der Wijzen; en portugués, pedra filosofal; en tagalo, bato ng pilosopo. Nadie más usa ‘hechicero’ o ‘brujo’ para referirse a esa piedra; bueno, hasta donde yo sé.»

Juan:                «¿Qué es tagalo?»

Manuel:             «Es un idioma que se habla en las Filipinas.»

Juan:                «Ah, es que me sonó al juego de ‘tag’ o de ‘persecución’ que juegan los niños. ¿Hay algunas otras partes?»

Manuel:             «Claro que sí, una es el deporte que llamamos soccer. Somos los únicos que lo llamamos así; el resto del mundo lo llama fútbol, futbol o balompié y, ¿sabes por qué?»

Juan:                «No, ¿por qué?»

Manuel:             «Porque como se juega con los pies pegándole a un balón, por ende, se llama balompié. Igual que el juego de ‘balonmano’ que se juega golpeando a una pelota o balón con las manos; o el ‘raquetbol’ porque le pegamos a la pelota con una raqueta.»

Juan:                «Entonces, ¿por qué lo llamamos soccer?»

Manuel:             «Porque nadie nos dijo que ‘foot’ es el singular de ‘feet’. Nosotros tenemos plurales irregulares que se remontan a la mera raíz de nuestro bello idioma, tan antiguos como el propio anglosajón. Por ejemplo, la palabra ‘children’ es el plural de ‘child’; ‘oxen’ es el plural de ‘ox’; ‘teeth’ es el plural de tooth.»

Juan:                «¿Y por qué nadie nos dijo eso a nosotros?»

Manuel:             «Porque muchos de ‘nosotros’ éramos holandeses, franceses, españoles, portugueses, alemanes, noruegos y hasta chalaques, es decir cherokees, y a todos se nos olvidó preguntarle a los ingleses quienes, por cierto, fueron los que inventaron este juego.

Juan:                «¿Así que tú crees que inventamos ese nombre?»

Manuel:             «Aparentemente, porque en ese entonces los británicos ya nos habían dejado de hablar debido a que nos independizamos de ellos. O sea que no les gustó el hecho de que nos separáramos de Inglaterra y se rehusaron a comerciar con nosotros por varios años. Ni siquiera nos querían vender libros. De hecho, fue entonces cuando el Sr. Noé Webster decidió elaborar su propio diccionario y también cambiar el deletreo de ciertas palabras, por ejemplo, ‘color’ en lugar de ‘colour’, ‘favor’ en lugar de ‘favour’, ‘theater’ en lugar de ‘theatre’, etc., etc.»

Juan:                «Pero, todavía seguimos usando ‘glamour’, y la deletreamos con una ‘u’.»

Manuel:             «Eso se debe a que los pioneros eran todo menos glamorosos y probablemente ni siquiera sabían que la palabra existía. O tal vez pensaban que era un pecado. Ve tú a saber.»

Juan:                «Bueno, pero la pregunta es: ¿Quién tiene la razón, ellos o nosotros?»

Manuel:             «Ambos tenemos la razón, Juan.»

Juan:                «¿Cómo es eso?»

Manuel:             «Si estás en los Estados Unidos, usas billón para significar un uno seguido de nueve ceros. Si estás en Europa (excepto por el R.U.), Canadá, América Latina, África o Asia, usas ya sea mil millones o un millardo. Si estás en los Estados Unidos, usas ‘football’. Si estás en cualquier otro país, usas ‘Rugby Americano’ o ‘Fútbol Americano’. Si estás en los Estados Unidos, usas ‘La Piedra del Hechicero’, y en otro país, usas ‘La Piedra Filosofal’.»

Juan:                «Para mi gusto, alguien tiene que estar equivocado, Manuel.»

Manuel:             «No, Juan, de hecho existen situaciones en las que ambas partes tienen razón y, desde luego, hay situaciones cuando ambas partes están equivocadas. Pero, no nos gusta hablar de ellas.»

 

Texto e ilustraciones bajo derechos de autor © Jacob A. J. Taylor 2013

<< Back Add New Comment
0 items total
Add New Comment
Name*
Subject*
Comment*
Please type the confirmation code you see on the image*
Reload image

HomeLittle WingAlitaYah 1Yah 1 SpYah 2Yah 2 SpYah 3Yah 3 SpYah 4Yah 4 SpContact UsBlogBlogEspñlShort StoriesCuentos Cortos